La cama profunda como herramienta de bajo costo en la producción porcina

Favorece el bienestar animal, lo que es valorado por los mercados externos que compran carne de cerdo. Además, es económica, por lo que se adapta a producciones pequeñas.

Generales Tomas Esnaola 20 de junio de 2021

ic- cama profunda
               Descanso. La cama profunda no los estresa y les permite moverse con comodidad. 
 
El bienestar animal está ganando terreno en la cría de todas las especies que tienen como uno de sus destinos las exportaciones. Así lo exigen los mercados europeos, que cada vez ponen más la lupa en consumir carne que provenga de establecimientos que tienen las buenas prácticas como un mantra a seguir.

La actividad porcina no es la excepción y si los productores argentinos quieren seguir creciendo deben adoptar nuevas medidas, como la cama profunda. Para estructurar este sistema es necesario considerar diferentes factores, que se deben manejar como un todo. El INTA Pergamino trabaja hace tiempo en ese sentido y sus técnicos están dispuestos a escuchar a los productores que quieren sumarse.

El elevado costo estructural de una granja porcina confinada es la limitación principal que tienen los pequeños y medianos productores a la hora de diseñar un sistema de cría. 

 cama profunda 1

Se trata de una alternativa de bajo costo y de gran eficiencia, que es adoptada por muchas familias que se dedican a la producción porcina en el campo. Además, propicia el bienestar animal y el cuidado ambiental, entre otros beneficios muy valorados por los compradores de carne porcina.

“Es un sistema de menor inversión para los productores”, sostuvo la médica veterinaria María Suárez del Cerro, responsable del sector porcino del INTA Pergamino, quien agregó que es “más sustentable desde el punto de vista ambiental que un sistema confinado”, debido a que no genera efluentes líquidos. La cama profunda produce residuos sólidos, lo que le brinda al productor la posibilidad de compostarlos o utilizarlos como abono”. Es sabido que los efluentes líquidos son mucho más contaminantes que los sólidos.

La producción de cerdos en cama profunda es un proceso muy original y cada vez más adoptado por los productores. Se realiza con materiales de muy bajo costo en relación a los sistemas intensivos estabulados. Como cama se pueden utilizar productos como paja de trigo, paja de avena o cáscara de arroz.

En cuanto a los corrales, los angostos funcionan mejor. Los más adecuados son los que tienen entre 12 y 14 metros de ancho, especialmente con ventilación natural. En cuanto al largo, se utilizan desde 25 metros en adelante.

Los cerdos, que son muy exploradores, se sienten a gusto en la cama profunda, porque pueden jugar entre ellos y reposar sin presiones. La profundidad de la cama es crítica para obtener buenos resultados. Es importante empezar con 30 a 45 centímetros como mínimo. Todos los materiales dan mejores resultados a mayor profundidad. También es recomendable que la cama en el corral se mantenga lo más seca posible. "Es un sistema mucho más amigable con el animal. Desde el punto de vista de su bienestar, el cerdo puede expresar su comportamiento natural con este modelo de cría“, destacó Suárez del Cerro, quien diagnosticó que estar cómodo le permite “ver mejores resultados productivos”.

También se ven beneficios de la cama profunda en la eficiencia de conversión y ganancia diaria de peso de los cerdos. “La producción que se logra por animal se asemeja mucho a los sistemas confinados de las granjas de punta, pero a un costo mucho menor”, enfatizó.

Con los resultados a la vista, cada vez más productores pierden el miedo a innovar. “Es un sistema ideal para pequeños y medianos productores para lograr aumentar su eficiencia en la medida que van creciendo junto a la actividad”, destacó Suárez del Cerro, para quien este modelo de cría incentiva el bienestar animal y entonces los resultados productivos son contundentes.

Además, la cama profunda le permite al cerdo satisfacer su necesidad de llevar a cabo su comportamiento exploratorio. “Pueden jugar entre ellos, reposar y sentirse en un hábitat natural. Eso permite muy buenos resultados, que se traducen en más carne y de mejor calidad", acentuó la veterinaria.

Desde el punto de vista sanitario, el sistema de cama profunda también es recomendable. “Los cerdos tienen menos casos de tos y enfermedades respiratorias”, mencionó, y además, aseguró que el bienestar animal es fundamental para atender cuestiones sanitarias. “Podemos ver a simple vista que los cerdos en cama profunda están confortables. Esta felicidad que ellos manifiestan produce que la incidencia de las enfermedades sea menor”.

Por último, como recomendación a los productores, sostuvo que deben llevar un registro diario: “Es fundamental tener registro de la alimentación que se entrega y del peso de los animales, llevar la cuenta de la conversión alimenticia que tiene el sistema”, aconsejó, y dijo que "llevar un registro permite entender si vas por el camino correcto en la actividad o si en verdad hay que replantearse situaciones. Es un sistema que llegó para quedarse. No solo en la categoría de engorde, también se está adoptando en gestación y maternidad con excelentes resultados". (Infocerdo)