BRASIL -Temor de productores porcinos de Santa Catarina por el fuerte incremento del precio de los insumos

El aumento de los insumos en Brasil,  restringe las ganancias para los criadores de cerdos al mismo tiempo que afecta o incluso hace inviable la producción industrial.

Internacionales Tomas Esnaola 10 de marzo de 2021

49483dh

Tras el excelente resultado de 2020, las dos principales cadenas productivas de la industria de proteína animal en Santa Catarina -avicultura y porcina- enfrentarán un año de dificultades por el brutal aumento de costos, la caída del consumo en el mercado ibnterno y el aumento competencia en el mercado mundial.

Así lo asegura el presidente de la Asociación Avícola Catarinense (ACAV) y director de la Unión de Carnes y Productos Cárnicos del Estado de Santa Catarina (Sindicarne), José Antônio Ribas Júnior, quien señaló que la agroindustria enfrentará muchos desafíos en 2021.

Una de las preocupaciones más graves es el precio exorbitante de los insumos (harina de maíz y soja) para la nutrición animal.

La bolsa de 60 kg de maíz se cotiza actualmente a más de R $ 85,00, un aumento del 61% con relación a febrero del año pasado. En tanto la tonelada de harina de soja, vendida hoy a R $ 2.750,00, mostró un incremento 113% 12 meses atrás.

Además, el escenario 2022 apunta al mantenimiento de los aumentos de precios y la escasez de productos.

Este aumento anula todas las ganancias para los criadores de cerdos y aves al mismo tiempo que afecta o incluso hace inviable la producción industrial. “Muchos pequeños mataderos no podrán mantener sus operaciones con granos a estos niveles de precios”, dice Ribas.

Otro elemento de la hoja de cálculo de costos que afecta las operaciones en granjas y fábricas es la electricidad, que se incrementó en un 70% en los últimos diez años. El aumento medio esperado para 2021 es del 14,5%.

 Un aumento sin precedentes en los costos impactará sobre la cadena de producción y derribará los pronósticos optimistas de la Asociación Brasileña de Proteína Animal.

La tonelada de harina de soja, vendida hoy a R $ 2.750,00, mostró un incremento 113% 12 meses atrás.
ABPA espera un aumento del 5,5% en la producción nacional de carne de pollo para alcanzar a los 14,5 millones de toneladas y un 4,4% en el aumento del consumo per cápita a 47 kg / habitante/año.

Son muchas las variables impredecibles que van a interferir en el mercado cárnico este año, entre ellas, las fluctuaciones del tipo de cambio que afectan los precios finales y el mantenimiento de la demanda china de carnes brasileñas.

Otro factor es la caída del consumo en el mercado interno por el alto desempleo y el fin de las ayudas de emergencia.

Sin embargo, para el director de ACAV y Sindicarne, “el excesivo aumento del costo de los granos tiene un efecto más devastador porque afecta la base de la cadena productiva”.

Por esta razón, las industrias de faena y procesamiento de aves y cerdos están preocupadas por las exportaciones masivas de maíz y soja, una materia prima que puede faltar para el abastecimiento interno.

El presidente de las entidades, Ribas explicó que existe dificultad para modificar estos costos y, por lo tanto, puede haber una reducción en la producción, lo que afectará  los precios al consumidor.

Para enfrentar este escenario, sugiere acciones inmediatas en el corto plazo y acciones estructurales en el mediano y largo plazo.

“No podemos estar expuestos a esta situación. Las iniciativas para importar y aumentar la producción de cereales de invierno, especialmente en los estados del sur, ayudarán, pero no serán suficientes desde una perspectiva de costos”, precisó Ribas.

El industrial indicó además que esas actividades necesitan, a largo plazo, “acciones estructurales para la logística de granos que favorezcan a las regiones productoras de proteínas y para que el sector opere de manera efectiva en el mercado futuro. Hay otras acciones de las que se ocupa el gobierno federal”.

El sector avícola y porcino cumple su función de mantener la producción de alimentos, crear empleo y cuidar a las personas. Es necesario y urgente mirar al gobierno, bajo pena de desabastecimiento y problemas de discontinuidad en fincas y empresas, con consecuencias para el consumidor, apuntó (Infocerdo).