UNION EUROPEA- Avanzan en la autorización del uso de proteínas animales en la alimentación de cerdos y aves

La industria de piensos podrá mezclar proteínas de residuos de cerdos en piensos para aves y proteínas de residuos de aves en piensos para cerdos. El Parlamento Europeo (PE) dio el visto bueno el pasado martes y esta decisión busca reducir la dependencia en la importación de proteínas de origen vegetal para la elaboración de piensos.

Internacionales Tomas Esnaola 28 de junio de 2021

83151

La UE podría volver a permitir el uso de proteína animal procesada (PAP) en la alimentación de animales de granja después de que el último intento por parte de una coalición de eurodiputados, liderada por los Verdes, no lograra tumbar el pasado martes la propuesta de la Comisión, durante la reunión del Comité de Medio ambiente del Parlamento Europeo.

Así lo destacó el eurodiputado Jan Huitema, uno de los impulsores de esta propuesta. “El uso de proteínas animales en la alimentación animal está prohibido en la UE desde hace más de veinte años. Hasta ahora, los productos residuales del sacrificio de animales, destinados al consumo humano, se han transformado en alimentos para mascotas o se han exportado a países no pertenecientes a la UE a empresas que las utilizan luego como alimento para animales en productos que luego se exportan a la UE. Mientras tanto, animales como cerdos y aves en la UE solo pueden alimentarse con proteínas vegetales. Nosotros, como UE, no somos autosuficientes en eso, así que tenemos que importar esas proteínas nuevamente de otros países. Este es el mundo al revés”, explica Jan Huitema al fondo.

Su uso estará sujeto a reglas. Por ejemplo, el pienso para pollos puede contener harina de animales de cerdos, pero no de pollos. Y los piensos para cerdos pueden contener harina animal de pollos. Con este fin, la industria europea de piensos compuestos deberá separar adecuadamente el proceso de producción de piensos para cerdos y aves de corral.

El uso de proteína animal procesada (PAP) de mamíferos en la alimentación de ganado vacuno y ovino fue prohibida por la UE en 1994 tras la aparición de la EEB (encefalopatía espongiforme bovina). En 2001, para evitar la contaminación cruzada, la prohibición del uso de las PAP en los piensos se amplió a todos los animales de granja de la UE.

Sin embargo, durante los últimos años ha existido cierta presión para que dicha prohibición fuese reconsiderada. El último caso de EEB en bovinos en la UE fue en 2016, y 24 de los 27 estados miembros están clasificados como “estatus de riesgo de EEB insignificante”.

Según los defensores de introducir de nuevo el uso de las PAP, existe un déficit estructural de proteínas en la UE. Reintroducir la posibilidad de utilizar otras fuentes de proteínas puede reducir la dependencia de la UE de las importaciones y, al mismo tiempo, mejorar la sostenibilidad de la cadena alimentaria y ganadera. La reintroducción de las PAP contribuiría a las políticas de la UE sobre el plan de proteínas y las políticas sobre cadenas de suministro libres de deforestación. Además, el uso de las PAP optimizará el uso de recursos escasos y evitará el desperdicio. La reintroducción de las PAP de no rumiantes está totalmente en consonancia con los objetivos de la Estrategia de la granja a la mesa y el Plan de acción de circularidad. La reintroducción creará un nuevo mercado para los productores de aves, cerdos e insectos de la UE, así como para los fabricantes de piensos.

Proyecto de reglamento de la Comisión Europea que modifica el anexo IV del Reglamento (CE) nº 999/2001 del Parlamento Europeo y del Consejo en lo que respecta a la prohibición de alimentar a los animales de granja no rumiantes, distintos de los animales de peletería, con proteínas derivadas de animales. (Infocerdo)